Fuente: Elaboración propia
Fuente: Elaboración propia

Primera Estela tallada de Tikal (Estela 29)

Primera Estela tallada de Tikal (Estela 29)

Por: 
Manuel Guzmán

El monumento fechado más antiguo que se conoce hasta ahora de la antigua ciudad de Tikal, es la Estela 29. La cara posterior de la estela presenta la fecha 8.12.14.8.15 en cuenta larga, equivalente al 8 de julio de 292 d.C. Su descubrimiento aportó al estudio de los mayas uno de los referentes para la periodización inicial del Clásico (Jones y Satterthwaite, 1982: 61).

La estela consiste en un gran fragmento superior cortado diagonalmente, faltando el segmento que vendría siendo la base del monumento, la cual no fue encontrada. Fue descubierta en 1959, durante las excavaciones del proyecto de Pennsylvania, en un terreno ubicado al oeste de la Plaza del Oeste y al Norte del Templo 3. Originalmente pudo estar ubicada en la Acrópolis Norte (Ibíd., 61).

Es el primer monumento de Tikal en el que aparece una representación iconográfica de un “ajaw”; figura ostentosamente estilizada portando los emblemas tradicionalmente asociados al linaje gobernante, y que permaneció sin grandes cambios durante 600 años, aproximadamente (Martin Simon y Grube, 2002: 26)

El estilo de la iconografía evoca al arte olmeca, del cual probablemente provenga. En la cara anterior de la estela, se muestra a un dignatario de perfil siendo observado desde la sección superior por otro personaje que, se propone, podría tratarse de su padre o de algún ancestro. En La mano izquierda porta una cabeza, y en la derecha una barra ceremonial con cabezas de serpiente de cuyas fauces brotan rostros de algunas deidades asociadas. Probablemente la fecha conmemore una entronización (García, 2006).

Los diseños de los tocados frecuentemente exhiben los nombres propios. En este caso la figura del dignatario se identifica como Chak Tok Ich´aak, nombre usado por al menos dos gobernantes del linaje de Tikal. Sin embargo, también se ha vinculado al gobernante Jaguar Foliado (Martin Simon y Grube, 2002: 27).

 

Referencias:

García Capistrán, Hugo. 2006. Búhos, lanzadardos y anteojeras: Elementos teotihuacanos en Tikal ¿Presencia o influencia? Tesis de licenciatura en Historia. Facultad de filosofía y letras. Universidad Autónoma de México.

Jones, Christopher y Linton Satterthwaite Jr. 1982. The Monuments and Inscriptions of Tikal: The Carved Monuments, The University Museum, University of Pennsylvania, Philadelphia, (Museum Monographs 44, Tikal Reports 33A).

Martin, Simon y Nikolai Grube. 2002. Crónicas de los Reyes y Reinas Mayas. La primera historia de las dinastías mayas. Primera edición. Sección de Obras de Antropología. Editorial Crítica, S.L. Eslovenia.

 

Ciudad: 
Imagen para redes: