Los Sonidos Ancestrales del Tunkul

Los Sonidos Ancestrales del Tunkul

Por: 
Fernando Véliz

El Tunkul es un instrumento musical de origen prehispánico, se tiene evidencia de que este ha sido interpretado por los mayas desde el Período Clásico (250-900 d.C.) hasta la actualidad. Según la clasificación propuesta por Hornbostel y Sachs (Hornbostel y Sachs 1988, 553-590), el tunkul se clasifica dentro del grupo organológico[1] de los idiófonos; que son los instrumentos cuyo sonido es producido por la vibración del instrumento mismo.

El tunkul consiste en un tronco ahuecado, que posee dos lengüetas hechas por medio de incisiones formando una “H”, este es percutido con una baqueta en distintos puntos de las lengüetas, generando diferentes armónicos y tonos. Para ser ejecutado el tunkul se coloca paralelo al suelo. (Carrillo, Zalaquett y Sotelo 2014, 113)

Según Diego de Landa, los mayas Yucatecos tienen “un atabal de palo hueco, de sonido pesado y triste, que tañen con un palo larguillo con leche de un árbol puesta al cabo” (Landa 1994, 117). Se desconoce qué utilidad pudo en la época prehispánica, ya que son escasas las representaciones que se tienen del tunkul en el registro arqueológico. Arrivillaga identifica a un personaje ejecutando un tunkul en la vasija polícroma de la colección de Justin Kerr[2]  (Arrivillaga 2006, 19). Se ha visto representado en el arte maya por medio de esculturas, como en Copán y en incensarios, como en un ejemplar de Kaminaljuyú. (Carrillo, Zalaquett y Sotelo 2014, 144)

Este sigue siendo utilizado en distintas regiones del área Maya, aunque claro, los contextos culturales y posiblemente técnicas de ejecución han ido cambiando a lo largo de los siglos, sobre todo después del contacto europeo; los colonizadores consideraban a las prácticas musicales mayas como paganas y satánicas, y fueron tratando de eliminarlas progresivamente. En el siglo XIX el instrumento ha sobrevivido a la implementación de la modernidad en Guatemala cuando era asociado a “prácticas supersticiosas de los indios”; luego a pesar de la ladinización del siglo XX, el tunk’ul se siguió utilizando en distintos contextos culturales como celebraciones y carnavales. Actualmente, el tunkul posee un significado importante dentro de los mayas, quienes lo consideran como una entidad animada, con voluntad y voz propias. (Carrillo, Zalaquett y Sotelo 2014, 147).

Bigliografía

Arrivillaga, Alfonso. Aj'. Instrumentos Musicales Mayas. Chiapas: Universidad Intercultural de Chiapas, 2006.

Carrillo, Juan, Francisca Zalaquett, y Laura Sotelo. «Los sonidos del Tunkul. Códigos acústicos mayas de la península de Yucatán.» En Entramados sonoros de tradición mesoamericana. Identidades, imágenes y contexto, de Francisca Zalaquett, Martha Nájera y Laura Sotelo, 111-148. Mëxico: Centro de Estudios Mayas, Instituto de Investigaciones Filológicas, Universidad Nacional Autónoma de México., 2014.

Hornbostel, Erich, y Curt Sachs. «Systematik der Musikinstrument: ein Versuch.» Zeitschrift für Ethnologiez, vol. 46, 1988: 553-590.

Landa, Fray Diego. Relación de las cosas de Yucatán. México: Porrúa, 1994.

 
Etiqueta: 
Imagen para redes: